Que significa tener unción de Dios

Que significa tener unción de Dios

Hermanos y hermanas en Cristo, es un honor y una bendición poder reunirnos una vez más para reflexionar sobre que significa tener la unción de Dios en nuestras vidas. En la iglesia cristiana evangélica, la unción es un tema central que nos conecta con el poder y la presencia del Espíritu Santo. Pero, ¿qué significa realmente tener la unción de Dios?

¡Cursos y libros recomendados!

seminario de abundancia en la biblia

Seminario de abundancia en la Biblia

En este seminario, conocerás los principios de abundancia presentes en la Biblia, tanto bajo el ...
intimidad con dios ebook

¡Intimidad con Dios! Curso Online

Con tareas diarias para guiar tu tiempo devocional, este curso sacará de tu sequía espiritual ...
no existe pecado ebook

¡No Existe Pecado! ¡No eres culpable de nada!

¿Estás listo para dejar atrás la carga que ha estado agobiando tu espíritu? ¿Buscas liberarte ...

La unción de Dios es el acto sobrenatural de ser ungidos con el Espíritu Santo para cumplir un propósito divino. En la Biblia, encontramos varios versículos que hablan de esta bendición. En 1 Juan 2:27, se nos dice: "Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas". Aquí vemos que la unción nos capacita para comprender la verdad y nos guía en nuestro caminar con Dios.

Amados hermanos cristianos, tener la unción de Dios implica ser llenos del Espíritu Santo y permitir que Él dirija nuestras vidas. El Espíritu Santo nos capacita con dones espirituales y nos capacita para llevar a cabo la obra de Dios en el mundo. Por ejemplo, en 1 Corintios 12:4-7 leemos: "Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de actividades, pero es el mismo Dios quien hace todas las cosas en todos. Pero a cada uno se le da la manifestación del Espíritu para el bien común". Entonces hermanos Corintios nos refleja que la unción nos capacita para servir a otros y edificar la comunidad de fe.

Índice de contenidos

Que significa tener unción de Dios

Hermanos y hermanas, la unción de Dios no es exclusiva de unos pocos privilegiados, sino que está disponible para todos los creyentes. Cabe resaltar, que en Hechos 2:17-18, se nos dice: "En los últimos días, dice Dios, que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne". Esto significa que la unción no está limitada por género, edad o condición social. Cada uno de nosotros puede experimentar el poder transformador del Espíritu Santo en nuestras vidas.

La unción de Dios nos capacita para vivir una vida de santidad y poder espiritual. Ciertamente, nos fortalece en tiempos de dificultad y nos guía en la toma de decisiones. Nos llena de amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio, como nos enseña Gálatas 5:22-23. En este sentido, al tener la unción de Dios, nos convertimos en testigos vivientes de su amor y gracia en el mundo.

En el contexto de la iglesia cristiana evangélica, la unción de Dios tiene un propósito aún más profundo. Nos capacita para la predicación y enseñanza de la Palabra de Dios, para liderar y pastorear a otros en la fe.

También podemos destacar en 2 Timoteo 4:2, el apóstol Pablo instruye a su discípulo Timoteo: "Predica la palabra; persiste en hacerlo, sea o no sea oportuno; corrige, reprende y exhorta con mucha paciencia y con toda doctrina". Esta exhortación nos muestra la importancia de la predicación y enseñanza de la Palabra de Dios, guiados por la unción del Espíritu Santo.

Reflexión

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, al tener la unción de Dios, somos llamados a compartir las verdades eternas de la Escritura y a exhortar a otros a vivir en conformidad con ella. La unción nos da la autoridad y el poder espiritual para proclamar el evangelio con valentía y convicción. Pues bien, en Hechos 1:8, Jesús promete a sus discípulos: "Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra". En consecuencia, la unción nos capacita para ser testigos efectivos del amor y la gracia de Dios, alcanzando a las personas con el mensaje transformador del evangelio.

Al reflexionar sobre lo que significa tener la unción de Dios, es fundamental recordar que no se trata solo de un título o un don espiritual, sino de una relación íntima con el Espíritu Santo. Es un fluir constante de la presencia divina en nuestras vidas, guiándonos, capacitándonos y transformándonos a la imagen de Cristo.

Te invitamos a leer: Que es la sanidad interior en las mujeres | Pasos para lograrlo

La unción de Dios nos capacita

Queridos hermanos en Cristo, la unción de Dios nos equipa para cumplir nuestro propósito divino y nos da la sabiduría y el discernimiento para tomar decisiones acertadas.  Si citamos a Proverbios 3:5-6 se nos insta: "Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas". Vemos como la unción nos capacita para confiar plenamente en Dios y depender de su dirección en cada aspecto de nuestras vidas.

Hermanos y hermanas, vivir en la unción de Dios implica someternos a su voluntad y permitir que Él nos moldee y nos transforme. Es dejar de confiar en nuestras propias fuerzas y habilidades, y depender completamente de la gracia y el poder del Espíritu Santo. Es caminar en obediencia y buscar la gloria de Dios en todo lo que hacemos.

Por otro lado queridos cristianos, la unción de Dios también nos capacita para ministrar a otros con amor y compasión. Nos da la capacidad de sanar, restaurar y liberar a aquellos que están afligidos o cautivos por las cadenas del pecado. Bien vale la pena citar a Lucas 4:18, Jesús declara: "El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos".

Queridos hermanos en Cristo, la unción de Dios es una realidad que debemos buscar y cultivar en nuestras vidas. No es algo estático o automático, sino que requiere un compromiso constante de buscar una relación más profunda con el Espíritu Santo.

No se pudo mostrar la tabla.

Versículos que te animan a seguir de la mano con el espíritu santo

Así es amados hermanos, en Efesios 5:18, se nos exhorta: "No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu". Esta escritura nos insta a buscar una plenitud constante del Espíritu Santo en lugar de buscar satisfacción en las cosas del mundo. La unción de Dios no es algo que podemos lograr por nosotros mismos, sino que es un don divino que debemos buscar y recibir humildemente.

Una manera de buscar y cultivar la unción de Dios es a través de la oración y la comunión con Él. Pues bien lo dice Lucas 11:13 : "Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?" Dios está dispuesto a darnos su Espíritu Santo cuando lo buscamos con sinceridad y humildad.

Además, es esencial sumergirnos en la Palabra de Dios para recibir instrucción y guía del Espíritu Santo. Realmente esto es cierto, Juan 14:26, Jesús nos asegura: "Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho". Al estudiar y meditar en la Palabra, abrimos nuestro corazón para recibir la enseñanza y dirección del Espíritu Santo.

Queridos hermanos y hermanas, también es importante mantenernos sensibles a la voz y la dirección del Espíritu Santo en nuestra vida diaria. Vámonos a Gálatas 5:25 donde se nos anima: "Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu". Esto implica estar dispuestos a obedecer las instrucciones del Espíritu Santo, incluso cuando vayan en contra de nuestras propias inclinaciones o deseos.

No se pudo mostrar la tabla.

La unción de Dios es una realidad que nos transforma en bien

Que significa tener unción de Dios

Queridos hermanos en Cristo, la unción de Dios no solo tiene un impacto en nuestra vida individual, sino que también nos une como cuerpo de Cristo. De igual manera, Efesios 4:3 se nos insta a "guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz". Cuando buscamos la unción de Dios, nos abrimos a la unidad y la comunión con otros creyentes. Solo así nos damos cuenta de que somos parte de algo más grande que nosotros mismos, y juntos podemos llevar a cabo la obra de Dios en el mundo.

Hermanos y hermanas, al reflexionar sobre el significado de tener la unción de Dios, recordemos que no se trata de buscar poder o reconocimiento personal. Sino de permitir que el Espíritu Santo nos transforme a la imagen de Cristo. La unción nos capacita para amar, perdonar, servir y llevar esperanza a aquellos que nos rodean.

Les invito a cada uno de ustedes a buscar y cultivar la unción de Dios en sus vidas. Busquemos una relación más profunda con el Espíritu Santo, permitiendo que Él nos guíe. Pero sobre todo que nos transforme y nos capacite para cumplir el propósito divino que Él tiene para nosotros.

Recordemos que la unción de Dios no es un mero concepto teórico, sino una realidad poderosa y transformadora. Es un regalo divino que nos capacita para vivir vidas llenas de amor, poder y propósito. Cuando tenemos la unción de Dios, experimentamos una intimidad sobrenatural con Él y somos fortalecidos para enfrentar los desafíos de la vida con valentía y confianza.

Busca la sanación

Hermanos y hermanas, al tener la unción de Dios, nos convertimos en instrumentos en Sus manos, dispuestos a ser usados para su gloria y para el bien de aquellos que nos rodean. Es en la unción de Dios que encontramos el poder para sanar, liberar, consolar y bendecir a otros. Pero para poder ser canales efectivos de la unción de Dios, debemos estar dispuestos a someternos a Él, a rendirnos a su voluntad y a buscar su dirección en cada área de nuestras vidas.

Que nuestras congregaciones y comunidades cristianas evangélicas sean lugares donde la unción de Dios fluya abundantemente. Y que seamos personas ungidas que reflejen la imagen de Cristo en todo lo que hacemos. Para que nuestro testimonio sea un testimonio vivo del poder y la gracia de Dios, atrayendo a otros a tener una relación personal con Jesús.

Queridos hermanos en Cristo, no subestimemos el valor y la importancia de lo que significa tener la unción de Dios en nuestras vidas. Es un tesoro inestimable que Dios nos ha dado para equiparnos y fortalecernos en nuestro caminar espiritual. A través de la unción de Dios, somos transformados, capacitados y empoderados para vivir una vida que impacta y transforma el mundo que nos rodea.

Te invitamos a leer: Levanta el ánimo | 10 versículos de ánimo para superar la aflicción

Busca la unción de Dios y su cercanía con el

Que significa tener unción de Dios

Por tanto, los invito a buscar la unción de Dios con fervor y pasión. Dediquemos tiempo en oración, sumergiéndonos en la Palabra y abriéndonos a la dirección del Espíritu Santo. Busquemos una relación íntima y constante con Dios, permitiendo que su unción fluya en cada aspecto de nuestras vidas.

Hermanos y hermanas, que el deseo de tener la unción de Dios arda en nuestros corazones. Que seamos una iglesia cristiana evangélica llena de creyentes ungidos, comprometidos con el amor, la verdad y el propósito de Dios. Con aras de que nuestra vida y nuestro testimonio sean una clara evidencia de que tenemos la unción de Dios en nuestras vidas.

Encomendémonos a Dios, confiando en que Él nos llenará con Su Espíritu y nos capacitará para vivir una vida que honra y glorifica su nombre. Que la segunda venida de Cristo encuentre a una iglesia ungida y lista para recibirle con gozo y expectación.

El uso del aceite como la unción de Dios

Hermanos y hermanas, el Antiguo Testamento nos revela el significado y el poder de la unción de Dios a través de citas bíblicas y pasajes que hablan sobre este tema tan importante.

Éxodo 30:22-33 y Éxodo  30:30

Comenzando con Éxodo 30:22-33, encontramos instrucciones específicas dadas por Dios a Moisés sobre cómo preparar el aceite de la unción. Dios dijo a Moisés que tomara especias finas, mirra, canela, cálamo aromático y casia, y los mezclara con aceite de oliva puro. Este aceite se utilizaba para ungir a los sacerdotes y los objetos sagrados en el tabernáculo.

El uso del aceite como la unción de Dios es simbólico y significativo. Seguimos este estudio con  Éxodo 30:30, Dios dice: "Ungirás también a Aarón y a sus hijos, y los consagrarás para que sean mis sacerdotes". El acto de ungir con aceite representaba la separación y consagración de alguien para un servicio sagrado. Representaba la presencia y el poder del Espíritu Santo en la vida de aquellos que eran ungidos.

Génesis 28.18 y Éxodo 30: 26-29

Por otra parte, en Génesis 28:18, Jacob tomó la piedra que había usado como almohada y la ungió con aceite, estableciendo un memorial especial para marcar el lugar donde había tenido un encuentro con Dios. Este acto de ungir con aceite simbolizaba la presencia y el favor de Dios en su vida.

Del mismo modo, en Éxodo 30:26-29, Dios le dio a Moisés instrucciones adicionales sobre cómo usar el aceite de la unción. El aceite se usaba para ungir el tabernáculo, el arca del testimonio, la mesa del pan de la proposición y otros objetos sagrados. Esta unción especial representaba la presencia de Dios en medio de Su pueblo y Su bendición sobre ellos.

Salmo45: 6-8 y Salmo 2:6-7

Posteriormente, el Salmo 45:6-8 nos habla de un rey ungido por Dios: "Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; cetro de justicia es el cetro de tu reino. Has amado la justicia y aborrecido la maldad; por tanto, te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros". Este pasaje habla de la unción divina y el favor especial que Dios otorga a aquellos a quienes ha elegido y consagrado.

Seguimos con el Salmo 2:6-7, donde el salmista proclama: "Yo mismo he consagrado a mi rey en Sion, mi monte santo". Esta es otra referencia a la unción de Dios sobre Su ungido, señalando Su elección y designación divina.

La unción de Dios también se menciona en Isaías 61, donde el profeta habla de la venida del Mesías y Su misión: "El Espíritu del Señor Jehová está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos y a los presos apertura de la cárcel" (Isaías 61:1). Jesús citó este pasaje en Lucas 4 para proclamar que Él era el Mesías ungido enviado por Dios para cumplir esta misión redentora.

En ese pasaje, Jesús se encontraba en la sinagoga y leyó las palabras del profeta Isaías. Luego declaró: "Hoy se ha cumplido esta Escritura que acabáis de oír" (Lucas 4:21). Al hacerlo, Jesús afirmó su identidad como el ungido de Dios, el Salvador prometido que trae libertad y sanidad a los quebrantados.

Con el aceite de santidad se simboliza La unción de Dios

Hermanos cristianos, la unción de Dios en la vida de Jesús fue evidente en su ministerio terrenal. Él realizó milagros, sanó a los enfermos, liberó a los oprimidos y proclamó el evangelio del reino de Dios. Su unción era tan poderosa que la multitud se maravillaba y reconocía que Dios estaba con Él.

Pero la unción de Dios no se limita solo a Jesús. Pues en 1 Juan 2:20, el apóstol Juan nos dice: "Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas". Como creyentes en Cristo, hemos recibido la unción del Espíritu Santo. Esta unción nos capacita para conocer la verdad, discernir entre lo bueno y lo malo, y ser testigos efectivos del amor y el poder de Dios.

Hemos de recalcar hermanos, que la unción de Dios nos capacita para cumplir nuestro propósito divino en la tierra. Nos da poder y autoridad espiritual para vencer las pruebas y las tentaciones que enfrentamos. Así mismo, nos fortalece para ministrar a otros, compartir el evangelio y ser agentes de cambio en el mundo.

Hermanos y hermanas, la unción de Dios es un regalo precioso y una responsabilidad sagrada. Sin embargo, no debemos tomarla a la ligera. Debemos buscarla, cultivarla y vivir en ella. Esto implica una vida de obediencia y rendición total a la voluntad de Dios.

Al buscar la unción de Dios, debemos sumergirnos en su Palabra y buscar una relación íntima con Él a través de la oración y la comunión. Debemos abrir nuestros corazones y permitir que el Espíritu Santo nos moldee y nos llene de su presencia.

Reflexión general sobre lo que significa tener la unción de Dios

Que significa tener unción de Dios

Hemos llegado al final de este estudio bíblico sobre lo que significa tener unción de Dios, es un regalo poderoso y transformador que nos capacita para vivir vidas significativas y cumplir el propósito divino. A través de ello, somos fortalecidos por el Espíritu Santo y equipados con habilidades espirituales para impactar a nuestro alrededor.

Debemos de resaltar hermanos que la unción divina nos capacita para ser instrumentos de su amor y poder, llevando sanidad a los corazones quebrantados. Así como, libertad a los cautivos y esperanza a los que se encuentran en prisión emocional o espiritual. Es un llamado a ser agentes de transformación en un mundo necesitado.

Para experimentar y cultivar la unción de Dios en nuestras vidas, debemos buscar una relación íntima con Él a través de la oración, la lectura de su Palabra y la comunión con otros creyentes. Debemos abrir nuestros corazones y permitir que el Espíritu Santo nos moldee y nos guíe en nuestro caminar diario.

A medida que nos entregamos a la unción de Dios, experimentamos su presencia transformadora y su poder sobrenatural en nuestras vidas. Nos convertimos en canales de Su amor y gracia, tocando las vidas de aquellos que nos rodean con compasión y esperanza.

¡Que la unción de Dios fluya en nosotros y a través de nosotros para la gloria de Su nombre! ¡Amén!

¡Cristo vive! ¡Aleluya! Para la gloria de Dios!

Te invitamos a leer: Funciones y Cualidades de un Guerrero de Dios

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí! Si deseas conocer otros artículos parecidos a "Que significa tener unción de Dios", puedes visitar la categoría de "Estudios bíblicos".

Eudes - Dios Padre Nuestro

Estudiante universitario y Redactor en Dios Padre Nuestro, creyente y entusiasta del cristianismo evangélico ✝️

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir