No te conformes con menos, porque lo mejor viene de Dios

No te conformes con menos porque lo mejor viene de Dios

Hermanos y hermanas en Cristo, alzamos nuestras voces en un glorioso aleluya, es momento de que reflexionemos acerca de que: No te conformes con menos porque lo mejor viene de Dios. Nuestro amado Señor, Jesucristo, vive en medio de nosotros, llenando nuestros corazones con su amor inigualable y su gracia sin límites. En verdad, cada latido de nuestro ser, cada aliento que tomamos, es para la gloria de Dios, quien nos llama a una vida que trasciende las limitaciones terrenales.

¡Cursos y libros recomendados!

seminario de abundancia en la biblia

Seminario de abundancia en la Biblia

En este seminario, conocerás los principios de abundancia presentes en la Biblia, tanto bajo el ...
intimidad con dios ebook

¡Intimidad con Dios! Curso Online

Con tareas diarias para guiar tu tiempo devocional, este curso sacará de tu sequía espiritual ...
no existe pecado ebook

¡No Existe Pecado! ¡No eres culpable de nada!

¿Estás listo para dejar atrás la carga que ha estado agobiando tu espíritu? ¿Buscas liberarte ...
Índice de contenidos

No te conformes con menos porque lo mejor viene de Dios

Cristo vive, queridos creyentes, y en su vida encontramos la esencia misma de no conformarnos con menos, porque lo mejor viene de Dios. Recordemos las palabras del apóstol Pablo, quien nos insta en Romanos 12:2, diciendo: "No os conforméis a este mundo, sino transformaos por la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta". En virtud de estas enseñanzas bíblicas, comprendemos que nuestra fe en Cristo nos llama a buscar la excelencia en todo lo que hacemos, a medida que nos rendimos ante su amor y nos dejamos moldear por su Espíritu.

En aquel tiempo en que Jesús caminó sobre la tierra, se nos presenta un ejemplo sublime de no conformarse con menos. Su vida estuvo marcada por la compasión infinita, la verdad inquebrantable y el servicio abnegado. Ciertamente, hermanos y hermanas, su sacrificio en la cruz nos recuerda que lo mejor viene de Dios. Que en su misericordia y gracia encontramos la redención y la esperanza eterna.

Cristo vive en cada rincón de nuestras vidas, guiándonos con su luz en medio de la oscuridad. Así pues, en cambio, ¿cómo podríamos conformarnos con menos cuando tenemos al Rey de reyes como nuestro refugio y fortaleza? Del mismo modo que el salmista proclamó en el Salmo 23:1, podemos decir con confianza: "Jehová es mi pastor; nada me faltará". En consecuencia, hermanos cristianos, somos llamados a abrazar la plenitud de la vida en Cristo, rechazando las mediocridades que el mundo ofrece y buscando en su lugar la abundancia de su amor y bendiciones.

No hay verdad más vital que la realidad del amor de Cristo

Hermanos y hermanas, al hablar de abrazar el amor de Cristo, nos sumergimos en las profundidades mismas de la esencia de nuestra fe evangélica. En el núcleo de nuestra creencia y en el corazón de nuestra relación con Dios está el amor incondicional y redentor que fluye de nuestro Salvador, Jesucristo.

En nuestro andar cristiano, no hay verdad más vital que la realidad del amor de Cristo. Para la gloria de Dios, Cristo vive y su amor es el faro que guía nuestras vidas. No repitas estas palabras dos veces solo una vez. En virtud de estas enseñanzas bíblicas, encontramos en Juan 3:16 una declaración poderosa y conmovedora: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna". Esta verdad trasciende los límites de nuestro entendimiento humano y nos invita a sumergirnos en la magnitud de su amor sin igual.

Amados hermanos en Cristo, es en la cruz donde encontramos el máximo ejemplo de este amor sacrificial. Jesús, el Hijo de Dios, tomó sobre sí mismo el peso de nuestros pecados y soportó el castigo que merecíamos. En aquel acto supremo de amor, Cristo nos liberó de las cadenas de la condenación y nos ofreció la oportunidad de la reconciliación con Dios. En verdad, su amor es la fuerza que nos transforma, renovando nuestras mentes y corazones para que podamos vivir en plenitud para su gloria.

No se pudo mostrar la tabla.

Romanos 8:38-39 “ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”

En medio de nuestras luchas y desafíos, podemos encontrar consuelo en las palabras de Romanos 8:38-39: "Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro". Evidentemente, esta promesa nos infunde la certeza de que, no importa cuán lejos podamos sentirnos de Dios en un momento dado, su amor siempre está disponible para nosotros, constante y fiel.

Te invitamos a leer: Estudio bíblico de la Oración de Jabes

Juan en 1 Juan 4:11

En cambio, hermanos y hermanas, debemos recordar que el amor de Cristo no es un mero sentimiento. Sino una acción transformadora. Es un llamado a amar a los demás de la misma manera en que él nos amó. Como nos exhorta Juan en 1 Juan 4:11: "Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros".

Del mismo modo, en virtud de estas enseñanzas bíblicas, nuestro Señor Jesús mismo nos instó en Juan 13:34-35: "Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros".

En consecuencia, hermanos cristianos, abrazar el amor de Cristo significa abrazar un estilo de vida marcado por el amor, la compasión y el servicio. Cada acto de bondad que mostramos, cada palabra de aliento que compartimos y cada momento de perdón que extendemos reflejan el amor transformador de nuestro Salvador.

Es a través de nuestro amor hacia los demás que damos testimonio de Cristo vive en nosotros. Y es a través de esta demostración práctica de su amor que cumplimos con el llamado a no conformarnos con menos porque lo mejor viene de Dios. Sino a buscar lo mejor que viene de Dios en todas nuestras interacciones y relaciones.

No se pudo mostrar la tabla.

Efesios 3:17-19 “Que habite Cristo por la fe en vuestros corazones…

En virtud de estas enseñanzas bíblicas, encontramos en Efesios 3:17-19 una oración profunda y poderosa: "Que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, podáis comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios".

Claramente, este pasaje nos enseña que nuestra búsqueda de lo mejor que viene de Dios no se limita a lo material. Sino que abarca todas las áreas de nuestra existencia. Desde nuestras relaciones hasta nuestras aspiraciones, desde nuestra adoración hasta nuestra labor diaria, todo debe estar imbuido de la pasión por vivir en la plenitud que Cristo ofrece.

Por otro lado, no podemos pasar por alto las palabras del apóstol Pablo en Filipenses 4:8, donde nos exhorta a pensar en "todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre".

Cristo es la fuerza motriz que impulsa nuestro viaje espiritual

Amados hermanos en Cristo, el amor de Cristo es la fuerza motriz que impulsa nuestro viaje espiritual. Nos nutre, nos fortalece y nos capacita para enfrentar las pruebas con valentía y la adversidad con esperanza. Cada día, debemos esforzarnos por sumergirnos más profundamente en el amor de Cristo. Permitiendo que su amor moldee nuestras vidas y nos transforme en reflejos vivientes de su gracia y misericordia.

Hermanos cristianos, recordemos que abrazar el amor de Cristo no es un proceso aislado, sino un compromiso constante y continuo. Como discípulos suyos, debemos cultivar una relación íntima con él a través de la oración, la meditación en su Palabra y la comunión con otros creyentes. .

Amados hermanos cristianos, con humildad y gratitud, debemos reconocer que hay momentos en los que nuestras acciones. Así como las elecciones no han estado a la altura de esta llamada a no conformarnos con menos. Sin embargo, en aquellos momentos de flaqueza, encontramos consuelo en las promesas de Dios, que nos instan a arrepentirnos y volver a su camino.

Te invitamos a leer: Recibiendo las bendiciones de dios | 7 importantes aspectos

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí! Si deseas conocer otros artículos parecidos a "No te conformes con menos, porque lo mejor viene de Dios", puedes visitar la categoría de "Parábolas".

Eudes - Dios Padre Nuestro

Estudiante universitario y Redactor en Dios Padre Nuestro, creyente y entusiasta del cristianismo evangélico ✝️

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir