Gálatas 5: 19-21 | Cuáles son las obras de la carne

las obras de la carne

Amados hermanos y hermanas en Cristo, de nuevo dios les bendiga me dirijo a ustedes con humildad y reverencia, trayendo la Palabra de Dios que nos exhorta a examinar nuestras vidas a la luz de las Escrituras, el tema a tratar es sobre cuáles son las obras de la carne. Enfocándonos en el pasaje de Gálatas 5:19-21, descubriremos juntos cuáles son las obras de la carne. Y cómo debemos alejarnos de ellas para vivir en la plenitud de la gracia de nuestro Señor Jesucristo.

¡Cursos y libros recomendados!

seminario de abundancia en la biblia

Seminario de abundancia en la Biblia

En este seminario, conocerás los principios de abundancia presentes en la Biblia, tanto bajo el ...
intimidad con dios ebook

¡Intimidad con Dios! Curso Online

Con tareas diarias para guiar tu tiempo devocional, este curso sacará de tu sequía espiritual ...
no existe pecado ebook

¡No Existe Pecado! ¡No eres culpable de nada!

¿Estás listo para dejar atrás la carga que ha estado agobiando tu espíritu? ¿Buscas liberarte ...

En la carta a los Gálatas, el apóstol Pablo nos enseña acerca de las dos naturalezas que luchan en el corazón del creyente: la naturaleza carnal y la naturaleza espiritual. Por otro lado, en el versículo 19, Pablo nos advierte sobre las obras de la carne. Las cuales son evidentes en aquellos que no han entregado su vida a Cristo. Estas obras de la carne son manifestaciones de una vida gobernada por los deseos pecaminosos del hombre, alejándonos de la santidad y la voluntad de Dios.

Ciertamente, vivimos en un mundo lleno de tentaciones y deleites efímeros que prometen satisfacción y felicidad instantánea. Sin embargo, como creyentes en Cristo, debemos discernir y resistir las obras de la carne, reconociendo que nuestra verdadera satisfacción y plenitud se encuentran solo en Él. Para la gloria de Dios, hemos sido llamados a vivir una vida apartada y transformada por el poder del Espíritu Santo.

Índice de contenidos

Las obras de la carne mencionadas por Pablo en Gálatas 5:19-21

las obras de la carne

Del mismo modo, debemos ser conscientes de la idolatría y la adoración de falsos dioses. En nuestra sociedad secularizada, es fácil caer en la trampa de poner nuestra confianza en cosas materiales, en el poder, en el éxito o incluso en nuestra propia imagen. Sin embargo, como creyentes, nuestra única adoración debe ser dirigida a nuestro Dios vivo y verdadero. Cristo vive, y solo en Él encontramos plena satisfacción y propósito.

Hermanos en Cristo, debemos alejarnos también de la brujería y la práctica de la hechicería. Pues en un mundo lleno de supersticiones y prácticas ocultas, debemos aferrarnos a la luz de la verdad revelada en las Escrituras. La brujería y la hechicería son engaños del enemigo que buscan apartarnos de la comunión con Dios y abrir puertas a fuerzas espirituales malignas. Nuestra protección y refugio se encuentran en la sangre de Jesús, quien venció todo poder y autoridad en la cruz.

Reflexión

La lucha contra las obras de la carne puede ser un desafío constante en nuestra vida diaria. Vivimos en un mundo lleno de tentaciones y presiones que pueden desviar nuestra atención de los valores espirituales y llevarnos por caminos equivocados. Sin embargo, este versículo nos insta a resistir la corrupción del pecado y del diablo, manteniendo una vida íntegra y llena del Espíritu Santo.

Es importante recordar que somos seres humanos imperfectos y propensos al error, pero la gracia de Dios nos sostiene y nos fortalece en nuestra lucha contra el pecado. A medida que cultivamos una relación personal con Dios, a través de la oración, el estudio de la Biblia y la comunión con otros creyentes. El Espíritu Santo trabaja en nosotros para transformar nuestras vidas y ayudarnos a resistir las tentaciones.

En lugar de permitir que las obras de la carne nos dominen, debemos esforzarnos por desarrollar el fruto del Espíritu, que se menciona en el mismo pasaje de Gálatas 5. Este fruto incluye el amor, la alegría, la paz, la paciencia, la amabilidad, la bondad, la fidelidad, la humildad y el dominio propio. Al cultivar estas cualidades en nuestra vida, podemos resistir las obras de la carne y demostrar la verdadera naturaleza del cristianismo a aquellos que nos rodean.

Para continuar hermanos, el versículo de Gálatas 5:19-21 nos llama a no dejarnos corromper por las obras de la carne, y nos recuerda la importancia de vivir una vida en obediencia a Dios. Es un recordatorio de que, como cristianos, estamos llamados a ser diferentes y a buscar la santidad en medio de un mundo caído. Con la ayuda del Espíritu Santo, podemos resistir las tentaciones y vivir de acuerdo con los principios de Dios, mostrando así Su amor y gracia al mundo.

Versículo 22

En comparación con estas obras de la carne, el apóstol Pablo nos presenta en el versículo 22 el fruto del Espíritu. Que es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. En vez de buscar la gratificación efímera de los deseos pecaminosos, debemos buscar ser llenos del Espíritu Santo. Permitiendo que Él produzca en nosotros este hermoso fruto.

Ciertamente, hermanos y hermanas en Cristo, la vida en el Espíritu nos lleva a vivir en virtud de la nueva naturaleza que hemos recibido en Cristo Jesús. Como creyentes en la iglesia cristiana evangélica, debemos renunciar a las obras de la carne y someternos al control y dirección del Espíritu Santo. No podemos vivir una vida doble, tratando de agradar a Dios y a nuestros propios deseos egoístas al mismo tiempo.

Evidentemente, esta lucha contra las obras de la carne no es fácil y a veces podemos caer en tentación. Sin embargo, el Señor es fiel y misericordioso, siempre dispuesto a perdonarnos y a restaurarnos cuando nos volvemos a Él con arrepentimiento sincero. En todo caso, debemos recordar que nuestra salvación no se basa en nuestras obras, sino en la gracia y el sacrificio de Jesús en la cruz.

Te invitamos a leer: El pecado oculto según la biblia y sus consecuencias

Aléjense de las obras de la carne

las obras de la carne

Amados hermanos y hermanas en Cristo, me dirijo a ustedes desde esta ventana con humildad y reverencia. Trayendo la Palabra de Dios que nos exhorta a examinar nuestras vidas a la luz de las Escrituras. Enfocándonos en el pasaje de Gálatas 5:19-21, descubriremos juntos cuáles son las obras de la carne y cómo debemos alejarnos de ellas para vivir en la plenitud de la gracia de nuestro Señor Jesucristo.

En la carta a los Gálatas, el apóstol Pablo nos enseña acerca de las dos naturalezas que luchan en el corazón del creyente: la naturaleza carnal y la naturaleza espiritual. Cabe destacar hermanos, en el versículo 19, Pablo nos advierte sobre las obras de la carne. Las cuales son evidentes en aquellos que no han entregado su vida a Cristo. Estas obras de la carne son manifestaciones de una vida gobernada por los deseos pecaminosos del hombre, alejándonos de la santidad y la voluntad de Dios.

Ciertamente, vivimos en un mundo lleno de tentaciones y deleites efímeros que prometen satisfacción y felicidad instantánea. Sin embargo, como creyentes en Cristo, debemos discernir y resistir las obras de la carne, reconociendo que nuestra verdadera satisfacción y plenitud se encuentran solo en Él. Para la gloria de Dios, hemos sido llamados a vivir una vida apartada y transformada por el poder del Espíritu Santo.

Reflexión

Pues bien hermanos cristianos, es vital que reflexionemos constantemente sobre las obras de la carne mencionadas por Pablo en Gálatas 5:19-21. Entre ellas figura la inmoralidad sexual, que es una de las luchas más comunes en nuestra sociedad actual. No es mentira que en un mundo que promueve la promiscuidad y la distorsión del diseño divino para la sexualidad. Debemos aferrarnos a la pureza y la castidad, guardando nuestros cuerpos como templo del Espíritu Santo.

Amados hermanos cristianos, la batalla contra las obras de la carne es un llamado a la santificación y a vivir en obediencia a la Palabra de Dios. Nuestra vida debe ser un testimonio vivo del poder transformador de Cristo en nosotros. Al examinar constantemente nuestras vidas a la luz de las Escrituras, buscando la dirección del Espíritu Santo y rodeándonos de una comunidad de creyentes comprometidos, podremos vivir victoriosos sobre las obras de la carne.

No se pudo mostrar la tabla.

Diferencias entre las obras del espíritu y las obras de la carne

las obras de la carne

Hermanos y hermanas en Cristo, permítanme compartir con ustedes las citas completas de los versículos mencionados. Y reflexionar sobre su significado en relación con las obras de la carne y del Espíritu.

Gálatas 5:22-23 dice: "Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley." Estos versículos nos presentan el hermoso contraste entre las obras de la carne y el fruto del Espíritu. Mientras que las obras de la carne nos llevan a la esclavitud del pecado y la satisfacción de nuestros deseos egoístas. El fruto del Espíritu es una manifestación de la presencia y el poder de Dios en nuestras vidas.

Es importante destacar que el fruto del Espíritu no se produce por nuestros propios esfuerzos, sino por el trabajo y la obra del Espíritu Santo en nosotros. Por ende, es un reflejo de la naturaleza de Cristo y se manifiesta a medida que permitimos que el Espíritu guíe nuestras vidas y obedezcamos su dirección.

En contraste, las obras de la carne, como se menciona en Gálatas 5:19-21, son evidentes en aquellos que no han entregado su vida a Cristo. Estas obras nos alejan de la comunión con Dios y nos sumergen en un ciclo de pecado y muerte. Las obras de la carne incluyen la inmoralidad sexual, la impureza, la idolatría, el odio, las contiendas, los celos y los arrebatos de ira. Las rivalidades, las disensiones, las sectas, la envidia, las borracheras, los banquetes y cosas semejantes.

Reflexión

Es necesario reconocer que vivir según las obras de la carne nos lleva a la esclavitud y nos impide experimentar la verdadera libertad y plenitud en Cristo. Sin embargo, cuando nos sometemos al Espíritu Santo y permitimos que Él produzca su fruto en nosotros. Pues así experimentamos el poder transformador de Dios en nuestras vidas.

Vale la pena mencionar a Gálatas 5:16-18 hermanos cristianos. En este versículo encontramos una enseñanza clave relacionada con el tema de las obras de la carne y del Espíritu. Estos versículos dicen: "Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley."

Aquí, el apóstol Pablo nos exhorta a vivir en dependencia del Espíritu Santo y a someter nuestros deseos y pasiones pecaminosas a su dirección. Existe una batalla constante entre la carne y el Espíritu en la vida del creyente, y es nuestro deber elegir seguir al Espíritu y negarnos a nosotros mismos. No podemos vivir una vida de doblez, tratando de complacer a Dios y a nuestros propios deseos egoístas al mismo tiempo.

No se pudo mostrar la tabla.

Reflexión final sobre el significado de las obras de la carne

las obras de la carne

Hermanos cristianos hemos llegado al final de este post enfatizando cuáles son esas obras de la carne, recordemos que somos llamados a vivir para la gloria de Dios y a reflejar la imagen de Cristo en todo momento.

Aleluya, somos libres en Cristo, y no debemos permitir que las obras de la carne nos esclavicen nuevamente. Por consiguiente, que la reflexión sobre Gálatas 5:19-21 sea un recordatorio constante de la batalla que enfrentamos, pero también de la victoria que tenemos en Cristo. Que nuestras vidas sean una manifestación del fruto del Espíritu, para que aquellos que nos rodean puedan ver la luz de Cristo en nosotros.

Entonces queridos hermanos, el versículo de Gálatas 5:19-21 es una poderosa advertencia para los cristianos sobre las "obras de la carne". Estas obras representan los comportamientos y actitudes negativas que son contrarias a la voluntad de Dios. El apóstol Pablo enumera algunas de ellas, como la inmoralidad sexual, la impureza, la idolatría, la envidia, los conflictos y el odio, entre otros.

La reflexión sobre este versículo nos recuerda la importancia de vivir de acuerdo con los principios y enseñanzas cristianas. Como seguidores de Jesucristo, estamos llamados a ser luz en medio de la oscuridad y a reflejar el amor y la gracia de Dios en todas nuestras acciones.

Que así sea, para la gloria de Dios. Amén.

Te invitamos a leer: Conoce 10 diferencias entre iniquidad y pecado según la biblia

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí! Si deseas conocer otros artículos parecidos a "Gálatas 5: 19-21 | Cuáles son las obras de la carne", puedes visitar la categoría de "Versículos".

Eudes - Dios Padre Nuestro

Estudiante universitario y Redactor en Dios Padre Nuestro, creyente y entusiasta del cristianismo evangélico ✝️

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir