La Perfección- Siendo Perfecto (es alcanzable)

La Perfección- Siendo Perfecto (es alcanzable)

Amados hermanos y hermanas, en el corazón de nuestra fe cristiana evangélica se encuentra una búsqueda constante del propósito de Dios para con sus hijos, La Perfección- Siendo Perfecto (Es Alcanzable). Esta búsqueda es guiada por las palabras de nuestro Señor Jesucristo en Mateo 5:48: "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto". Esta declaración es más que una simple sugerencia; es un llamado divino a la perfección.

¡Cursos y libros recomendados!

seminario de abundancia en la biblia

Seminario de abundancia en la Biblia

En este seminario, conocerás los principios de abundancia presentes en la Biblia, tanto bajo el ...
intimidad con dios ebook

¡Intimidad con Dios! Curso Online

Con tareas diarias para guiar tu tiempo devocional, este curso sacará de tu sequía espiritual ...
no existe pecado ebook

¡No Existe Pecado! ¡No eres culpable de nada!

¿Estás listo para dejar atrás la carga que ha estado agobiando tu espíritu? ¿Buscas liberarte ...
Índice de contenidos

La Perfección según la Biblia

La Perfección- Siendo Perfecto (es alcanzable)

La pregunta que surge naturalmente es: ¿Qué significa la perfección según la Biblia? Para responder a esta pregunta, acudimos a las Escrituras en Hebreos 2:10, que nos revela el propósito de Dios al perfeccionar a sus hijos: "Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos".

La perfección, entonces, se relaciona con ser conformados a la imagen de Cristo, nuestro Salvador. Como cristianos, buscamos vivir vidas que reflejen el carácter y la santidad de Cristo. Ver también Hebreos 5:8-9, donde se nos dice que Jesús, aunque era Hijo, aprendió la obediencia por las cosas que padeció, y fue hecho perfecto. Esto nos muestra que la perfección es un proceso de obediencia y conformidad a la voluntad de Dios.

Vivir la Perfección: Pensar, Hablar y Actuar según la Voluntad de Dios

Pensar, hablar y actuar según la voluntad de Dios es una parte integral de vivir la perfección. Este enfoque se encuentra en el corazón de nuestra fe evangélica. En Filipenses 3:7-16, el apóstol Pablo comparte su compromiso con esta búsqueda de la perfección en Cristo: "Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús". Este versículo nos recuerda que la perfección no es un logro instantáneo, sino una carrera que requiere determinación y enfoque constante.
Hermanos y hermanas, vivir la perfección implica una transformación profunda en nuestras vidas. No se trata simplemente de una serie de buenas acciones, sino de una renovación del corazón y la mente. Debemos pensar de acuerdo con la voluntad de Dios, permitiendo que Su Palabra moldee nuestras ideas y perspectivas.

Debemos hablar de manera que nuestras palabras reflejen la gracia y la verdad que encontramos en Cristo. Y, por supuesto, debemos actuar en conformidad con los principios y mandamientos que Dios nos ha dado en su Palabra. Este proceso de conformidad a la voluntad de Dios es continuo y desafiante, pero en cada paso, encontramos la guía y el poder del Espíritu Santo. Quien nos capacita para vivir la perfección en nuestra vida diaria, para la gloria de Dios.

No se pudo mostrar la tabla.

La Madurez como Comportamiento de Perfección

La Perfección- Siendo Perfecto (es alcanzable)

La madurez es un aspecto vital en la búsqueda de la perfección. En Mateo 5:48, Jesús nos llama a ser perfectos en amor. La madurez es el fruto de una fe viva y activa que se manifiesta en el amor hacia Dios y hacia nuestro prójimo. Santiago 2:22 nos recuerda que la fe se perfecciona por las obras, lo que significa que nuestras acciones deben reflejar la perfección de Cristo.

La madurez es un aspecto esencial en la búsqueda de la perfección en la vida cristiana evangélica. Mateo 5:48 nos llama a ser perfectos en amor, y esta perfección en el amor se manifiesta a menudo como madurez espiritual.

A medida que crecemos en nuestra relación con Dios y en nuestro entendimiento de su Palabra, desarrollamos una mayor estabilidad emocional y espiritual. La madurez nos capacita para enfrentar los desafíos de la vida con firmeza y paciencia, permitiéndonos mantenernos firmes en nuestra fe incluso en medio de las pruebas y tribulaciones.

 Además, la madurez se refleja en nuestras relaciones con los demás, ya que aprendemos a amar y perdonar de manera más profunda y genuina. En última instancia, la madurez espiritual nos ayuda a vivir la perfección al mostrar al mundo la imagen de Cristo en nosotros, siendo modelos de amor, humildad y sabiduría. En nuestro viaje hacia la perfección, busquemos constantemente la madurez espiritual, sabiendo que es un testimonio poderoso de la obra transformadora de Dios en nuestras vidas.

Te invitamos a leer: Dios nos libra del valle de sombra de muerte

No se pudo mostrar la tabla.

La Alegría en las Pruebas

En este camino hacia la perfección, enfrentaremos desafíos y pruebas. Sin embargo, en Santiago 1:2-4 se nos exhorta a considerar estas pruebas como gozo, sabiendo que la prueba de nuestra fe produce paciencia. Esto significa que las dificultades que enfrentamos no son obstáculos insuperables, sino oportunidades para crecer en nuestra fe y conformarnos aún más a la imagen de Cristo.

Santiago 1:2-4 (Reina-Valera 1960)

La Perfección- Siendo Perfecto (es alcanzable)

 

"Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna."

Este pasaje nos enseña una importante lección en nuestra búsqueda de la perfección: que debemos considerar como gozo las pruebas y dificultades que enfrentamos en la vida. Aunque estas pruebas pueden ser difíciles y desafiantes.

Debemos recordar que son oportunidades para crecer en nuestra fe y desarrollar paciencia. La paciencia, a su vez, tiene una obra completa en nosotros, llevándonos hacia la perfección espiritual. Así, a medida que enfrentamos las pruebas con una actitud de gozo y confianza en Dios. Avanzamos en nuestro camino hacia la perfección, confiando en que Él está obrando en nosotros para completar su buena obra.

Nuestra Comunión y Esperanza en Cristo

Hermanos y hermanas, en este viaje hacia la perfección, no estamos solos. Tenemos la comunión de los creyentes, la Palabra de Dios como nuestra guía y la promesa de que Dios está obrando en nosotros para completar la buena obra que ha comenzado. Podemos decir con confianza: ¡Cristo vive en nosotros! Nuestra esperanza radica en la obra redentora de Jesucristo. Y en su promesa de que aquellos que le pertenecen serán transformados a su imagen.

El Logro en la Vida del Cristiano y Algunas Señales

Queridos hermanos y hermanas, a medida que continuamos explorando el tema de la perfección en la vida del cristiano evangélico. Es fundamental considerar el logro en la vida espiritual y las señales que evidencian este crecimiento. Para ello, examinemos las Escrituras en Hebreos 5:14, 1 Corintios 14:20, 1 Corintios 3:3-4, 1 Corintios 3:12, 1 Corintios 3:26 y 1 Corintios 12:7.

Hebreos 5:14 (Reina-Valera 1960)

 "Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal."

Hermanos en Cristo, en este versículo, se nos habla de la madurez espiritual como un logro deseado en la vida del cristiano. Así como un niño crece y desarrolla su capacidad de discernir, también nosotros, como hijos de Dios, debemos crecer en nuestra madurez espiritual. Esta madurez se refleja en nuestra capacidad para discernir entre el bien y el mal y en nuestra sabiduría en la toma de decisiones. Asi como en nuestra profundidad en la comprensión de las Escrituras.

1 Corintios 14:20 (Reina-Valera 1960)

 "Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar."

Aquí, el apóstol Pablo nos insta a no permanecer como niños en nuestro pensamiento espiritual, sino a ser maduros en nuestra comprensión. La madurez espiritual implica un crecimiento en la forma en que pensamos y razonamos en asuntos espirituales. Significa dejar atrás las perspectivas infantiles y abrazar una comprensión más profunda de la fe.

1 Corintios 3:3-4 (Reina-Valera 1960)

 "Porque habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo ciertamente soy de Apolos, ¿no sois carnales?"

Estos versículos de 1 Corintios nos señalan una señal de inmadurez espiritual: la división y los conflictos dentro de la comunidad cristiana. Cuando los creyentes se aferran a líderes humanos en lugar de centrarse en Cristo, revelan una falta de madurez. La madurez espiritual nos lleva a reconocer que todos somos uno en Cristo y que nuestra unidad en Él debe ser preservada.

Te invitamos a leer: El pecado y la remisión de los pecados

1 Corintios 3:12 (Reina-Valera 1960)

La Perfección- Siendo Perfecto (es alcanzable)

"Pero si alguno edifica sobre este fundamento oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca."

Hermanos en esta lectura se hace referencia a la calidad de la obra de un creyente en la construcción sobre el fundamento de Cristo. Algunos construyen con materiales valiosos, mientras que otros con materiales insustanciales. La madurez espiritual se evidencia en la construcción de una vida sólida sobre la base de la fe en Cristo. Produciendo frutos duraderos y significativos en el reino de Dios.

1 Corintios 3:26 (Reina-Valera 1960)

"Porque mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles."

La humildad espiritual es otra señal de madurez en la vida del cristiano. Reconocer que nuestra sabiduría y fuerza provienen de Dios y no de nuestra propia grandeza terrenal es un marcador de madurez espiritual. La madurez nos lleva a depender de Dios en todas las áreas de nuestra vida.

1 Corintios 12:7 (Reina-Valera 1960)

"Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho."

Por último hermanos y hermanas, la manifestación de los dones espirituales en la vida del creyente es una señal de madurez espiritual. A medida que maduramos en nuestra fe, el Espíritu Santo nos capacita para servir a la comunidad de creyentes y para edificar el cuerpo de Cristo mediante la manifestación de dones espirituales. Estos dones son dados para el beneficio común y reflejan la madurez de un creyente que busca la edificación del cuerpo de Cristo sobre la base del amor y la unidad.

El logro en la vida del cristiano evangélico se manifiesta a través de la madurez espiritual, que se refleja en nuestra capacidad de discernimiento. En la profundidad de nuestro pensamiento espiritual, en la unidad y la paz en la comunidad cristiana. Y claro en la calidad de nuestra obra en Cristo, en la humildad, y en la manifestación de dones espirituales para el beneficio común. Busquemos continuamente crecer en madurez espiritual para la gloria de Dios y el avance de Su reino.

La Perfección como Búsqueda de Vida | Reflexión final de la Perfección- Siendo Perfecto (Es Alcanzable)

La Perfección- Siendo Perfecto (es alcanzable)
La Perfección- Siendo Perfecto (es alcanzable)

Para concluir, hermanos y hermanas, recordemos que la perfección es un llamado divino para aquellos que le pertenecen. No es una búsqueda egoísta de perfección personal, sino una búsqueda de vivir en santidad y obediencia a la voluntad de Dios. Como cristianos evangélicos, nuestro propósito es pensar, hablar y actuar según la voluntad de Dios en todas las áreas de nuestras vidas. Buscando ser conformados a la imagen de Cristo.

En esta búsqueda, la madurez es esencial, y nuestras pruebas son oportunidades para crecer en la fe. Confiamos en que Dios está con nosotros en cada paso del camino, capacitándonos para la perfección.

Sigamos presionando hacia adelante, para la gloria de Dios y en testimonio de la obra transformadora de Cristo en nuestras vidas. Para la gloria de Dios, amados hermanos en Cristo. Que esta reflexión nos motive a seguir buscando la perfección en amor y obediencia.

Te invitamos a leer: Consejos para la interpretación de las Parábolas de Jesús

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí! Si deseas conocer otros artículos parecidos a "La Perfección- Siendo Perfecto (es alcanzable)", puedes visitar la categoría de "Estudios bíblicos".

Eudes - Dios Padre Nuestro

Estudiante universitario y Redactor en Dios Padre Nuestro, creyente y entusiasta del cristianismo evangélico ✝️

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir