El Prometió Volver | La venida de nuestro señor Jesús

El Prometió Volver

Hermanos y hermanas en Cristo, con alegría y gratitud nos debemos reflexionar sobre la promesa divina que ha sido grabada en lo más profundo de nuestros corazones: "El Prometió Volver." Esta frase, aunque corta, lleva consigo un significado inmenso que llena de esperanza y confianza a todos los creyentes en la Iglesia Cristiana Evangélica.

¡Cursos y libros recomendados!

seminario de abundancia en la biblia

Seminario de abundancia en la Biblia

En este seminario, conocerás los principios de abundancia presentes en la Biblia, tanto bajo el ...
intimidad con dios ebook

¡Intimidad con Dios! Curso Online

Con tareas diarias para guiar tu tiempo devocional, este curso sacará de tu sequía espiritual ...
no existe pecado ebook

¡No Existe Pecado! ¡No eres culpable de nada!

¿Estás listo para dejar atrás la carga que ha estado agobiando tu espíritu? ¿Buscas liberarte ...

A lo largo de este discurso, exploraremos este tema desde diversas perspectivas, basándonos en las Escrituras y enfocándonos en cómo esta promesa es un faro de luz en nuestras vidas como cristianos. Como se menciona en Santiago 5:8, "Por consiguiente, también vosotros, tened paciencia; fortaleced vuestros corazones, porque la venida del Señor está cerca."

Índice de contenidos

El Prometió Volver – Profecía en el Antiguo Testamento

El Prometió Volver

Comenzaremos nuestro viaje en las Sagradas Escrituras, en el Antiguo Testamento, donde encontramos profecías que anuncian la venida del Mesías, nuestro Señor Jesucristo. En Isaías 9:1-7, se nos revela el maravilloso plan de Dios: "El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos." Estas palabras nos recuerdan que Cristo vive, y que su venida fue anunciada mucho antes de que naciera en Belén.

Reflexión 1:

En este pasaje profético, podemos ver con claridad cómo Dios, en su sabiduría, preparó el camino para la venida de su Hijo, Jesucristo. La promesa de su regreso nos llena de expectación y nos anima a seguir adelante con confianza en medio de las dificultades, recordando que en su momento, Jesús vino a nosotros, y en su tiempo, volverá para reunirnos con él.

Siguiendo este camino de profecía, encontramos en Isaías 61:1-3 una descripción del ministerio de Jesús, que nos recuerda su propósito en la tierra: "El Espíritu del Señor Jehová está sobre mí, porque me ungió Jehová para predicar buenas nuevas a los abatidos." Cristo vive, y su obra continúa en nosotros a través del Espíritu Santo.

Te invitamos a leer: La fidelidad infinita de Dios

Prometió Volver en las Epístolas de Pablo

Avancemos en nuestro recorrido a través de las Escrituras y adentrémonos en las epístolas de Pablo, un apóstol inspirado por el Espíritu Santo, cuyas enseñanzas son fundamentales para nuestra fe. En Colosenses 1:25, encontramos una declaración impactante que ilumina nuestra comprensión sobre el regreso del Señor Jesús. Pablo escribe: "de la cual fui hecho ministro según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios."

Reflexión 2:

Esta afirmación de Pablo no solo subraya su compromiso con el evangelio, sino que también apunta a la promesa de Cristo de volver. En este versículo, se menciona "el rapto" un evento que esperamos con anhelo, donde el Señor vendrá a remover a los creyentes para estar con él. Además, se nos promete su venida en gloria, cuando establecerá con sus hijos su reinado eterno. Esta es una verdad que da un propósito profundo a nuestras vidas como creyentes, ya que aguardamos con paciencia la manifestación de su reino.

En verdad, hermanos y hermanas, estas palabras nos llevan a meditar en la importancia de vivir cada día con una fe activa y en expectativa, sabiendo que nuestro Salvador, Jesucristo, cumplirá su promesa de regresar. Esto debería alentarnos a ser fieles en nuestro servicio y a llevar el evangelio a todas las naciones, para la gloria de Dios.

La Promesa Cumplida en el Evangelio de Mateo

El Prometió Volver

Ahora, pasemos al Evangelio de Mateo, donde encontramos la promesa del regreso de Cristo claramente expresada. En Mateo 24:30, Jesús mismo nos dice: "Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces se lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria."

Reflexión 3:

Este pasaje es un recordatorio de que, en aquel tiempo, Jesús volverá de una manera espectacular, visible para todo el mundo. Nos recuerda que, a pesar de las dificultades y tribulaciones que enfrentamos en este mundo, la promesa de su regreso es nuestra fuente de esperanza. Saber que Cristo vive y que su regreso es inminente nos llena de gozo y expectativa, pues su venida será para la gloria de Dios y la restauración completa de su creación.

No se pudo mostrar la tabla.

La Parábola de las Diez Vírgenes – Preparándonos para Su Regreso

Continuando en el libro de Mateo, encontramos la parábola de las diez vírgenes en Mateo 25:1-13. En esta parábola, Jesús comparte una lección poderosa sobre la importancia de estar preparados para su regreso.

Reflexión 4:

La parábola de las diez vírgenes nos enseña la necesidad de mantener nuestras lámparas encendidas, es decir, de mantener nuestra fe viva y nuestra relación con Cristo constante. Cinco de las vírgenes eran prudentes y estaban listas para la venida del esposo, mientras que las otras cinco eran insensatas y no estaban preparadas.

Esta parábola nos exhorta a vivir con vigilancia y a no descuidar nuestra relación con el Señor, ya que su regreso puede ocurrir en cualquier momento. Ciertamente, hermanos, debemos esforzarnos por ser de los que están preparados, para que cuando llegue el momento, podamos recibir a nuestro Señor con alegría y anticipación.

Te invitamos a leer: Consejos para la interpretación de las Parábolas de Jesús

Vivir con Expectativa y Propósito

Evidentemente, en virtud de estas enseñanzas bíblicas, nuestra vida como cristianos evangélicos debe estar marcada por una profunda expectativa de la venida de nuestro Señor. Debemos vivir con la certeza de que El Prometió Volver, y esta promesa nos motiva a vivir una vida que refleje nuestra fe en Cristo.

Hermanos y hermanas, esta esperanza no debe ser pasiva, sino que debe impulsarnos a vivir con un propósito claro. La venida de Cristo no es solo un evento futuro; es un recordatorio constante de que estamos llamados a ser luz en medio de las tinieblas. Como nos dice Pablo en Efesios 5:8: "Porque en otro tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz."

Reflexión 5:

Este llamado a ser luz en el mundo es una responsabilidad sagrada que recae sobre todos nosotros como creyentes. Debemos mostrar el amor de Cristo en nuestras vidas diarias, compartiendo el evangelio y extendiendo su gracia y misericordia a quienes nos rodean. Nuestra expectativa de la venida de Cristo debe motivarnos a vivir vidas santas y justas, que reflejen la gloria de Dios en todo momento.

La Promesa Cumplida en el Libro de Apocalipsis

Ahora, cabe mencionar al versículo en el cual el libro de Apocalipsis nos ofrece una visión detallada de la segunda venida de Cristo y el establecimiento de su reinado. En Apocalipsis 19:11-16, leemos: "Y vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea." Este pasaje nos muestra a Jesús como el Rey de reyes y Señor de señores, quien regresará en gloria y majestad.

Reflexión 6:

El libro de Apocalipsis nos brinda una visión asombrosa de la victoria final de Cristo sobre el mal y el establecimiento de su reino eterno. Ciertamente, hermanos, este pasaje nos recuerda que el regreso de Cristo no es un simple regreso, sino un regreso triunfal.

Es un recordatorio de que, a pesar de los desafíos y pruebas que enfrentamos en este mundo, Jesús es el vencedor final, y su reino no tendrá fin. Esto nos llena de gozo y esperanza, al saber que un día estaremos con nuestro Señor en su reino eterno.

Vivir en Preparación Constante

En Lucas 12:40, Jesús nos insta a estar preparados en todo momento: "Estad, pues, vosotros apercibidos; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis." La preparación constante para su regreso es esencial en la vida del cristiano evangélico.

Reflexión 7:

Vivir en preparación constante significa que debemos mantener nuestras lámparas encendidas, como lo mencionó Jesús en la parábola de las diez vírgenes. Significa orar, estudiar la Palabra de Dios y vivir vidas santas. No debemos dejar que la rutina de la vida cotidiana nos haga olvidar la promesa de su regreso. Más bien, debemos recordar que El Prometió Volver y vivir con la certeza de que su venida puede ser inminente. Esta preparación constante no solo nos ayuda a enfrentar los desafíos de este mundo, sino que también nos llena de una profunda paz, sabiendo que estamos en comunión con el Señor.

El Propósito de Su Regreso

En todo caso, por otro lado, debemos recordar que la promesa de Cristo de volver no es solo una fuente de esperanza, sino también un llamado a la acción. A fin de cuentas, como decíamos, su regreso está ligado al propósito divino de redimir y restaurar todas las cosas. En el libro de Hechos 1:11, los ángeles declararon: "Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo."

Reflexión 8:

La venida de Cristo no es solo para nuestro beneficio individual, sino para la gloria de Dios y la restauración de su creación. Somos llamados a ser participantes activos en su plan redentor. Debemos compartir el evangelio, ser instrumentos de amor y misericordia, y trabajar por la justicia y la paz en este mundo. El regreso de Cristo es un recordatorio constante de que estamos en una misión divina, y nuestra tarea es avanzar en su nombre hasta que él vuelva.

El Regreso de Cristo – Nuestra Esperanza y Nuestra Motivación

El Prometió Volver
El Prometió Volver

Hermanos y hermanas en Cristo, reflexionar sobre la promesa de que El Prometió Volver es una fuente de fortaleza, esperanza y propósito para nuestra vida como cristianos evangélicos. A medida que exploramos las Escrituras, desde el Antiguo Testamento hasta el libro de Apocalipsis, encontramos innumerables pruebas de la fidelidad de Dios y de su deseo de regresar y restaurar todas las cosas.

Esta promesa no es un simple consuelo, sino una verdad que debe impactar cada área de nuestra vida. Debe impulsarnos a vivir con una expectativa constante, a estar preparados en todo momento y a trabajar en pro del reino de Dios. Recordemos que Cristo vive y que su regreso es seguro.

En cambio, como creyentes, vivamos con la confianza de que El Prometió Volver, y nuestro anhelo es estar con él por toda la eternidad. En consecuencia, hermanos cristianos, avancemos en nuestra fe, compartiendo el evangelio, amando a nuestro prójimo y viviendo vidas que reflejen la luz de Cristo.

Aleluya, Cristo vive, y su promesa es nuestra mayor esperanza. En su nombre, sigamos adelante con gozo y expectativa, sabiendo que un día estaremos con nuestro Señor para la gloria de Dios. ¡Amén!

Te invitamos a leer: El Centurión y Jesús – Lo que nos enseña la historia

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí! Si deseas conocer otros artículos parecidos a "El Prometió Volver | La venida de nuestro señor Jesús", puedes visitar la categoría de "Ayudas Bíblicas".

Eudes - Dios Padre Nuestro

Estudiante universitario y Redactor en Dios Padre Nuestro, creyente y entusiasta del cristianismo evangélico ✝️

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir