El fuego encendido del espíritu santo

El fuego encendido del espíritu santo

En el corazón de la iglesia cristiana evangélica arde un fuego inextinguible: el fuego encendido del Espíritu Santo. Este fuego transformador es capaz de encender la llama de la fe y la pasión en cada creyente. A través de la oración ferviente, el arrepentimiento sincero, la búsqueda apasionada de Dios y su presencia, entre otros aspectos.  

¡Cursos y libros recomendados!

seminario de abundancia en la biblia

Seminario de abundancia en la Biblia

En este seminario, conocerás los principios de abundancia presentes en la Biblia, tanto bajo el ...
intimidad con dios ebook

¡Intimidad con Dios! Curso Online

Con tareas diarias para guiar tu tiempo devocional, este curso sacará de tu sequía espiritual ...
no existe pecado ebook

¡No Existe Pecado! ¡No eres culpable de nada!

¿Estás listo para dejar atrás la carga que ha estado agobiando tu espíritu? ¿Buscas liberarte ...

Nos enfoquemos sobre el hecho de que El fuego del Espíritu Santo se encienda en nuestras vidas. Guiándonos hacia una relación más profunda con nuestro Creador y fortaleciendo nuestra fe en la Biblia Reina-Valera. La Iglesia Cristiana ha sido históricamente un lugar donde los creyentes se reúnen para adorar y buscar una conexión más profunda con Dios.

En medio de estas reuniones, hay un elemento crucial que es considerado como el fuego encendido del Espíritu Santo. Este fuego representa la presencia divina y la manifestación del poder de Dios en la vida de los creyentes. A lo largo de los siglos, este fuego ha sido buscado y anhelado por aquellos que desean experimentar una transformación espiritual y un encuentro íntimo con Dios.

Hermanos en Cristo, El fuego del Espíritu Santo se cree que enciende el corazón de los creyentes, les da pasión por su fe y los impulsa a llevar una vida de santidad y servicio a los demás. Desde los primeros días de la Iglesia Cristiana, el fuego del Espíritu Santo ha sido considerado como una fuerza poderosa y transformadora.

Índice de contenidos

Cuando es el momento de encender el fuego del espíritu santo

Pues bien hermanos en Cristo, es tiempo de avivar el fuego del Espíritu Santo, pues la venida del Señor se acerca y con ella la promesa de vida eterna. Vámonos a las sagradas escrituras,  en Mateo 25:12-13: "Pero él respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir." (Mateo 25:12-13, RV60)

Por otro lado, la carta de Lucas 21:28 señala que: "Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca." (Lucas 21:28, RV60)

Reflexión:

En Mateo 25:12-13, Jesús comparte una parábola sobre diez vírgenes que salieron al encuentro del esposo. Cinco de ellas estaban preparadas con sus lámparas encendidas, simbolizando la disposición de recibir al Señor.

 Estas representan a aquellos creyentes que mantienen viva la llama del Espíritu Santo en sus vidas, listos para el encuentro con el Señor. En contraste, las otras cinco vírgenes descuidaron su preparación y se encontraron desprevenidas cuando llegó el esposo.

En el caso de Lucas 21:28 nos insta a levantar nuestras cabezas y estar atentos, porque nuestra redención está cerca. Este versículo nos recuerda que la segunda venida de Cristo es una realidad inminente. Es crucial mantener el fuego del Espíritu Santo ardiendo en nuestros corazones para estar en constante comunión con Dios y preparados para el glorioso día de su regreso. El fuego del Espíritu Santo nos capacita para vivir una vida de santidad, estar alerta espiritualmente y compartir el mensaje del evangelio con valentía y pasión.

Reflexión

Avivar el fuego del Espíritu Santo implica buscar una relación más profunda con Dios, permitiendo que el Espíritu Santo trabaje en nosotros, transformándonos y guiándonos hacia una vida de obediencia y amor. Es un llamado a renovar nuestra devoción, a buscar una intimidad más profunda con Dios a través de la oración, la lectura de la Palabra y la adoración.

 Es tiempo de permitir que el fuego del Espíritu Santo nos purifique, nos revista de poder y nos impulse a vivir una vida centrada en Cristo. Con la esperanza firme de la vida eterna en su presencia.

Pero como podemos buscar el fuego encendido del espíritu santo

Como bien nos recuerda Oseas 6:3, "Conozcamos, y prosigamos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra". Por otra parte, En el libro de los Hechos de los Apóstoles, se relata cómo los discípulos recibieron el Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego que descendieron sobre ellos durante la fiesta de Pentecostés.

Este evento marcó el comienzo de la Iglesia y simbolizó la capacidad del Espíritu Santo para equipar y empoderar a los creyentes en su misión de difundir el evangelio. A lo largo de la historia de la Iglesia, se han registrado numerosos avivamientos y movimientos espirituales donde el fuego del Espíritu Santo se ha manifestado de manera notable.

Durante estos períodos, los creyentes experimentaron una renovación espiritual profunda, un mayor fervor en su adoración y una pasión renovada por compartir el mensaje de Cristo con el mundo. El fuego del Espíritu Santo ha sido y sigue siendo una parte integral de la experiencia cristiana, infundiendo vida y poder a la Iglesia y a aquellos que buscan una relación más íntima con Dios.

Te invitamos a leer: Qué es el bautismo del Espíritu Santo | Bases bíblicas

1. Mediante la oración ferviente

La oración es una comunicación directa con Dios, y cuando oramos con fervor, nuestro corazón se acerca a su presencia de manera especial. Es a través de la oración que nos conectamos con Dios y experimentamos su poder y guía.

La Biblia nos enseña en Mateo 7:7: "Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá". En momentos de oración intensa, el fuego del Espíritu Santo se enciende en nuestro interior, renovando nuestras fuerzas y abriendo las puertas de la bendición divina.

2. A través del arrepentimiento sincero

Hermanos cristianos, el arrepentimiento es un paso esencial para encender el fuego del Espíritu Santo en nuestras vidas. Reconocer nuestros pecados, sentir pesar genuino por ellos y apartarnos de ellos nos permite experimentar el perdón y la restauración de Dios.

La Biblia nos anima en 1 Juan 1:9: "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad". Cuando nos humillamos delante de Dios y nos arrepentimos sinceramente, el fuego del Espíritu Santo nos purifica y renueva, capacitándonos para vivir una vida en santidad y comunión con Dios.

3. En la búsqueda apasionada de Dios

Ciertamente, queridos hermanos la búsqueda de Dios es un llamado a amarlo y desear su presencia en nuestra vida. A través de esta búsqueda apasionada, nos sumergimos en las Escrituras y buscamos conocer más de su carácter y su voluntad para nosotros.

Por ejemplo en la carta de  Jeremías 29:13 encontramos esta promesa: "Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón". Cuando buscamos a Dios con todo nuestro ser, cuando anhelamos su presencia y su dirección en nuestra vida, el fuego del Espíritu Santo se enciende con mayor intensidad en nosotros, llevándonos a experimentar una comunión más profunda con nuestro Creador.

4. Con el fuego purificador del Espíritu Santo

El fuego del Espíritu Santo no solo nos enciende y nos llena de pasión por Dios, sino que también tiene un poder purificador en nuestras vidas. Si hacemos referencia a Deuteronomio 9:3 nos enseña: "Conoce, pues, hoy, que Jehová tu Dios es el que pasa delante de ti como fuego consumidor".

Por lo tanto, hermanos y hermanas cuando el fuego del Espíritu Santo arde en nuestro interior, elimina las impurezas y las cargas que nos atan. Nos purifica de todo pecado y nos transforma a la imagen de Cristo. Es un proceso continuo de santificación en el cual el Espíritu Santo trabaja en nosotros para conformarnos a la voluntad de Dios.

Te invitamos a leer: Significado de El Espíritu Santo en forma de paloma

5. La importancia de la intercesión

La oración de intercesión es un aspecto crucial para encender el fuego del Espíritu Santo en nuestras vidas y en la iglesia. Yéndonos al libro 1 Reyes 18:37-38, vemos cómo el profeta Elías, en un acto de ferviente oración, clama al Señor: "Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos. Entonces cayó fuego de Jehová...".

Así es hermanos, la oración de intercesión desencadena el poder del Espíritu Santo y abre el camino para que Dios manifieste su gloria en medio de su pueblo. Cuando nos unimos en oración y clamamos por la salvación, el avivamiento y la manifestación del poder de Dios, el fuego del Espíritu Santo se enciende y opera maravillas en nuestra vida y en la vida de otros.

6. Practicando la obediencia a la Palabra de Dios

Por otra parte, queridos hermanos La Biblia, la Palabra de Dios, es una fuente inagotable de enseñanzas y sabiduría para nuestra vida espiritual. Por ejemplo, en el libro de Isaías 6:5-7, vemos cómo el profeta Isaías experimenta una profunda convicción y transformación en presencia de la santidad de Dios.

Cuando nos acercamos a la Palabra de Dios con un corazón abierto y obediente, el fuego del Espíritu Santo nos ilumina, nos guía y nos transforma. El Espíritu Santo nos revela verdades espirituales y nos capacita para vivir en obediencia a los mandamientos de Dios, siendo testimonio de su amor y gracia en el mundo.

Reflexión

Hermanos en Cristo, el fuego encendido del Espíritu Santo es esencial en la vida de la iglesia cristiana evangélica. A través de la oración ferviente, el arrepentimiento sincero, la búsqueda apasionada de Dios y la intercesión. Así como de la obediencia a la Palabra de Dios y el fuego purificador del Espíritu Santo, somos capacitados y transformados para vivir una vida en comunión con nuestro Creador.

Este mensaje sea un llamado a encender y avivar el fuego del Espíritu Santo en nuestras vidas, buscando siempre su presencia, clamando por su poder y viviendo en obediencia a su Palabra. Para que cada creyente de la iglesia cristiana evangélica se levante en ferviente oración, buscando un arrepentimiento genuino y anhelando una mayor intimidad con Dios. Recordemos las palabras de 1 Pedro 4:17: "Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios". Es tiempo de examinar nuestras vidas, de humillarnos delante del Señor y buscar su presencia de manera apasionada.

Hermanos y hermanas, el fuego del Espíritu Santo es un don precioso que nos ha sido dado. No es un fuego que deba permanecer oculto o apagado, sino un fuego que debe arder intensamente en nuestras vidas y en nuestra congregación. Que nuestras acciones y nuestra fe sean como leña que alimenta esa llama divina.

No se pudo mostrar la tabla.

Mateo 5:14-16 | El fuego encendido del espíritu santo

Permítannos recordar las palabras de Jesús en Mateo 5:14-16: "Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos".

Hermanos, el fuego encendido del Espíritu Santo debe ser evidente en nuestras vidas, en nuestra manera de amar, de perdonar, de servir y de compartir el mensaje de salvación. Debemos dejar que el fuego del Espíritu Santo nos guíe en todo momento, para que podamos ser verdaderos testimonios del amor y la gracia de Dios en el mundo.

Reflexión: Pensamientos finales

En conclusión, hermanos y hermanas en la fe, anhelamos que el fuego encendido del Espíritu Santo arda en nuestras vidas y en la iglesia cristiana evangélica. Recordemos los siete aspectos importantes para encender este fuego: la oración ferviente, el arrepentimiento sincero y la búsqueda apasionada de Dios. Además de la intercesión, la obediencia a la Palabra de Dios, y el fuego purificador del Espíritu Santo.

Oramos para que nuestras acciones y nuestras palabras reflejen la obra del Espíritu Santo en nosotros. Que avivemos el fuego del Espíritu en nuestra congregación, en nuestras familias y en nuestras comunidades. Que vivamos una vida guiada por el Espíritu, siendo luz en medio de la oscuridad, llevando el mensaje de esperanza y salvación a todos los que nos rodean.

Hermanos, sigamos buscando la presencia de Dios, estudiando su Palabra y fortaleciendo nuestra relación con Él. Que este mensaje sea una llamada a la acción, a seguir creciendo en nuestra fe y a profundizar en nuestra relación con el Espíritu Santo. Y así sigamos encendiendo el fuego del Espíritu en nuestra vida diaria y que compartamos este fuego con aquellos que necesitan conocer a Cristo.

Te invitamos a leer: Cuáles son las manifestaciones del espíritu santo con base a la Biblia

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí! Si deseas conocer otros artículos parecidos a "El fuego encendido del espíritu santo", puedes visitar la categoría de "Ayudas Bíblicas".

Eudes - Dios Padre Nuestro

Estudiante universitario y Redactor en Dios Padre Nuestro, creyente y entusiasta del cristianismo evangélico ✝️

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir