El espíritu del señor está sobre mí (Lucas 4-18)

El espíritu del señor esta sobre mi (Lucas 4-18)

Hermanos y hermanas en Cristo, con ánimos de seguir llevando las verdades eternas de nuestro Señor Jesucristo, hablemos de la frase: ”El espíritu del señor está sobre mí (Lucas 4-18)”. Como amados hermanos cristianos, nos encontramos unidos en espíritu y en devoción a aquel que nos redimió con su sacrificio en la cruz. Es así, para la gloria de Dios, que nos sumergimos en las profundidades de las Escrituras. Permitiendo que las enseñanzas de Lucas 4:18 cobren vida en nosotros de manera renovada y transformadora.

¡Cursos y libros recomendados!

seminario de abundancia en la biblia

Seminario de abundancia en la Biblia

En este seminario, conocerás los principios de abundancia presentes en la Biblia, tanto bajo el ...
intimidad con dios ebook

¡Intimidad con Dios! Curso Online

Con tareas diarias para guiar tu tiempo devocional, este curso sacará de tu sequía espiritual ...
no existe pecado ebook

¡No Existe Pecado! ¡No eres culpable de nada!

¿Estás listo para dejar atrás la carga que ha estado agobiando tu espíritu? ¿Buscas liberarte ...
Índice de contenidos

“El Espíritu del Señor está sobre mí” ¿Qué quiere decir?

En este pasaje fundamental de la Palabra de Dios, el Maestro nos revela: "El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado para sanar a los quebrantados de corazón, para pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos". Queridos hermanos, estas palabras pronunciadas por nuestro Señor Jesús mismo resuenan en el alma de cada creyente como un llamado imperativo a la acción. Cristo vive en nosotros, y como portadores de su Espíritu, estamos comisionados para continuar su obra en este mundo.

Ciertamente, hermanos en Cristo, estas palabras no son meramente una declaración, sino un manifiesto divino. En aquel tiempo, Jesús habló de su misión terrenal y la fuente de su autoridad. Evidentemente, este pasaje nos enseña que Jesús es el Ungido, el Mesías esperado, aquel en quien el Espíritu Santo mora de manera sobresaliente. En comparación con el versículo, podemos ver que este anuncio no solo se trata de su identidad, sino también de su propósito: llevar esperanza a los desamparados, sanidad a los quebrantados y libertad a los cautivos.

En virtud de estas enseñanzas bíblicas, debemos reflexionar profundamente sobre nuestro llamado como hermanos y hermanas en Cristo. Del mismo modo en que el Espíritu estaba sobre Jesús, también mora en nosotros como creyentes. Claramente este pasaje nos enseña que no somos meros espectadores de la obra de Dios, sino colaboradores activos. Por consiguiente, debemos buscar cómo llevar a cabo estas mismas obras de amor y gracia en el mundo que nos rodea.

Te invitamos a leer: La obra del Espíritu Santo | Versículos

El Espíritu Santo: ¿Qué hace y Quién es?

En este punto crucial de nuestra reflexión, hermanos y hermanas, debemos dirigir nuestra mirada al Espíritu Santo. En consecuencia, hermanos cristianos, podemos afirmar con convicción que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Trinidad. Un componente esencial de nuestra fe evangélica. Como Cristo vive en nosotros, también mora en nosotros el Espíritu Santo, el Consolador prometido por nuestro Señor.

En cambio, no podemos reducir al Espíritu Santo a una mera influencia o poder impersonal. En verdad, el Espíritu Santo es una expresión del amor y la comunión entre el Padre y el Hijo. Aleluya, su presencia en nosotros es la garantía de nuestra relación con Dios y la fuente de nuestro poder para vivir vidas transformadas. Así pues, hermanos en Cristo, el Espíritu Santo no solo nos capacita para realizar obras poderosas, sino que también nos guía en la verdad. Adicionalmente, nos consuela en tiempos de dificultad y nos moldea a la imagen de Cristo.

En cierto modo, hermanos y hermanas, somos como vasijas en manos del Alfarero divino, siendo formados y refinados por el Espíritu Santo. Entre ellas figura la sanidad que el Espíritu obra en nuestras heridas emocionales y espirituales, llevándonos de la oscuridad a su maravillosa luz. En todo caso, debemos anhelar una relación íntima y continua con el Espíritu Santo. Permitiendo que guíe cada aspecto de nuestras vidas y ministrios para la gloria de Dios.

No se pudo mostrar la tabla.

La Promesa del Consolador: Juan 14:16 y Lucas 4:18

Queridos hermanos en Cristo, al adentrarnos en las Escrituras, encontramos consuelo y dirección en los versículos que nos hablan del Espíritu Santo, quien mora en nosotros y nos guía en cada paso de nuestra jornada espiritual. En Juan 14:16, nuestro Señor Jesús nos promete: "Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre". Esta promesa del Consolador es una conexión directa con el pasaje de Lucas 4:18, en el cual Cristo proclama: "El Espíritu del Señor está sobre mí".

En este contexto, hermanos y hermanas, encontramos un vínculo esencial entre el Espíritu Santo y la obra de Cristo. En Lucas 4:18, Jesús declara que el Espíritu del Señor lo ha ungido para llevar a cabo una misión de redención y restauración. Así como el Espíritu estaba sobre Jesús, el Consolador también está con nosotros, guiándonos y empoderándonos para continuar la obra de Cristo en este mundo.

No se pudo mostrar la tabla.

La Gloria a Través del Espíritu: Juan 16:13–14

Hermanos y hermanas, en medio de nuestra caminata de fe, encontramos aliento en las palabras de Juan 16:13–14: "Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber".

Claramente este pasaje nos enseña que el Espíritu Santo es el guía divino que nos conduce a la verdad y nos revela los misterios del reino de Dios. Al igual que en Lucas 4:18, donde Jesús proclama su misión, aquí vemos cómo el Espíritu glorifica a Cristo. En nuestro caminar, el Espíritu Santo no solo nos equipa, sino que también dirige nuestra atención a nuestro Salvador. Revelando su naturaleza y obra de manera profunda y conmovedora.

El Espíritu de Gloria y Fortaleza: 1 Pedro 4:14 y Filipenses 3:3

Queridos hermanos, al considerar el papel del Espíritu Santo en nuestras vidas, encontramos ánimo y seguridad en las palabras de 1 Pedro 4:14: "Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros". Este pasaje nos habla de cómo el Espíritu descansa sobre nosotros en medio de las pruebas y adversidades. Recordándonos que somos bienaventurados y amados por Dios.

Así pues, como lo afirma Filipenses 3:3, nuestra confianza no reside en obras humanas, sino en el Espíritu de Dios: "Pues nosotros somos la circuncisión, los que en espíritu servimos a Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no teniendo confianza en la carne". En este versículo encontramos una profunda conexión con la idea de que el Espíritu de gloria reposa sobre nosotros. Impulsándonos a encontrar nuestra identidad y seguridad en Cristo.

Mientras el Espíritu Santo descansa sobre nosotros, amados hermanos, no solo encontramos consuelo en las pruebas. Sino que también experimentamos un fortalecimiento de nuestro amor por Cristo. Este fortalecimiento es un regalo divino, un recordatorio constante de que Cristo vive en nosotros y nos capacita para amarlo y seguirlo con pasión y devoción inquebrantables.

Hermanos y hermanas, estos versículos nos revelan la profundidad y la amplitud del rol del Espíritu Santo en nuestras vidas como creyentes en Cristo. En virtud de estas enseñanzas bíblicas, somos llamados a abrazar la promesa del Consolador, a glorificar a Dios a través del Espíritu. A encontrar fortaleza en el Espíritu de gloria y a sostener nuestro amor por Cristo. Mientras somos guiados por el Espíritu Santo en nuestra peregrinación espiritual.

Cómo Buscar y Experimentar al Espíritu Santo en Tu Vida

Hermanos y hermanas en Cristo, uno de los aspectos más fundamentales de nuestra fe cristiana evangélica es la relación con el Espíritu Santo. Es a través de este vínculo íntimo con el Espíritu que experimentamos la presencia y el poder transformador de Dios en nuestras vidas. Como amados hermanos en Cristo, permitidme compartir con vosotros tres pasos esenciales. Que nos servirán para buscar y experimentar al Espíritu Santo en tu vida de manera significativa y profunda.

1. Cree en la Palabra Inspirada por el Espíritu

En primer lugar, hermanos, recordemos las palabras de Hechos 6:5: "Y el discurso agradó a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo..." Este pasaje nos habla de la importancia de la fe en la vida de aquellos que son llenos del Espíritu. Así pues, para buscar al Espíritu, es crucial creer en lo que oímos y vemos en la Palabra de Dios, que es inspirada por el Espíritu Santo.

Hermanos mediante la palabra, citemos a Gálatas 3:14 pues nos enseña que, a través de Cristo, recibimos la promesa del Espíritu mediante la fe. Así que, hermanos y hermanas, alentémonos mutuamente a creer en las promesas divinas y en las verdades reveladas en la Palabra. Como consecuencia, en nuestra búsqueda del Espíritu, afiancemos nuestra fe en Cristo.  Así como en las promesas que nos ha otorgado por medio del Espíritu Santo.

2. Medita en las Escrituras Inspiradas por el Espíritu

En segundo lugar, hermanos, volvamos nuestra atención a meditar en lo que Dios ha dicho en las Escrituras. Como creyentes, estamos bendecidos con las palabras de vida eterna inspiradas por el Espíritu Santo. Mediante la meditación en estas verdades, abrimos nuestras mentes y corazones a la guía y el revelar del Espíritu en nuestra vida diaria.

Es evidente que la meditación en la Palabra es un camino para encontrarnos con la presencia del Espíritu en cada aspecto de nuestra existencia. Así pues, invoquemos el Espíritu Santo mientras nos sumergimos en las Escrituras, buscando entendimiento y revelación en cada pasaje. De esta manera, abrimos la puerta a una comunión más profunda con Dios a través del Espíritu.

Te invitamos a leer: Cuáles son las manifestaciones del espíritu santo con base a la Biblia

3. Mantente Firme en la Obediencia a Cristo

Finalmente, hermanos, recordemos las palabras de Juan 14:23, donde Jesús nos dice: "El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él". Para buscar y experimentar al Espíritu, es crucial que mantengamos nuestra obediencia a Cristo y a sus enseñanzas.

En este proceso de búsqueda, el Espíritu no solo nos guía, sino que también nos fortalece para vivir una vida en conformidad con la voluntad de Dios. Como creyentes, la obediencia a Cristo es una expresión de nuestro amor por él. Y al hacerlo, abrimos nuestro corazón para recibir una medida más profunda de la presencia del Espíritu en nuestra vida.

Hermanos y hermanas, buscar y experimentar al Espíritu Santo en nuestra vida es un viaje constante de fe, meditación y obediencia. Recordemos que el Espíritu está siempre dispuesto a guiar, consolar y empoderar a aquellos que buscan una relación más profunda con Dios. Que estos pasos nos inspiren y nos lleven a una comunión más rica con el Espíritu Santo, para la gloria de Dios. Amén.

Reflexión general acerca de la frase de Jesús “El espíritu del señor esta sobre mi (Lucas 4-18)”

El espíritu del señor esta sobre mi (Lucas 4-18)
El espíritu del señor esta sobre mi (Lucas 4-18)

Amados hermanos cristianos, reflexionemos en estas verdades profundas y eternas. Cristo vive en nosotros. Y como portadores del Espíritu del Señor, somos llamados a continuar su obra en el mundo.

Así pues, en virtud de estas enseñanzas bíblicas, avancemos con valor y determinación, llevando las buenas nuevas a los desamparados, sanando a los quebrantados. Proclamando libertad a los cautivos y poniendo en libertad a los oprimidos. Por otro lado, en todo momento recordemos que no estamos solos, pues el Espíritu Santo mora en nosotros. Bien sea guiándonos, fortaleciéndonos y conformándonos a la imagen de Cristo.

Que estas reflexiones nos impulsen a una devoción más profunda, a una acción más audaz y a una adoración más sincera. En consecuencia, hermanos, que el Espíritu del Señor esté siempre sobre nosotros, dirigiendo nuestros pasos y glorificando el nombre de nuestro amado Salvador. Para la gloria de Dios, amén y amén.

Te invitamos a leer: Significado de El Espíritu Santo en forma de paloma

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí! Si deseas conocer otros artículos parecidos a "El espíritu del señor está sobre mí (Lucas 4-18)", puedes visitar la categoría de "Pasajes".

Eudes - Dios Padre Nuestro

Estudiante universitario y Redactor en Dios Padre Nuestro, creyente y entusiasta del cristianismo evangélico ✝️

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir