Como cuida dios la creación y a nosotros

Como cuida dios la creación y a nosotros

Hermanos y hermanas en Cristo, bajo la gracia y bendición de Dios, trataremos de explicar temas tan fundamentales y significativos que nuestra fe nos enseña: En como cuida dios la creación y a nosotros, sus amados hijos e hijas. Cristo vive, y es por su amor y su gracia que hoy podemos adentrarnos en las profundidades de la Palabra de Dios y encontrar respuestas a preguntas que a menudo nos inquietan. Para la gloria de Dios, abramos nuestras Biblias y meditemos en las Escrituras que nos guían en esta exploración espiritual.

¡Cursos y libros recomendados!

seminario de abundancia en la biblia

Seminario de abundancia en la Biblia

En este seminario, conocerás los principios de abundancia presentes en la Biblia, tanto bajo el ...
intimidad con dios ebook

¡Intimidad con Dios! Curso Online

Con tareas diarias para guiar tu tiempo devocional, este curso sacará de tu sequía espiritual ...
no existe pecado ebook

¡No Existe Pecado! ¡No eres culpable de nada!

¿Estás listo para dejar atrás la carga que ha estado agobiando tu espíritu? ¿Buscas liberarte ...
Índice de contenidos

Como cuida dios la creación y a nosotros

En el libro del Génesis, encontramos la revelación divina de cómo Dios cuida la creación, tanto a los seres humanos como a los animales. En Génesis 1:26-28, leemos: "Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra". Ciertamente, hermanos, desde el principio, Dios nos encomendó la responsabilidad de cuidar y dominar la creación en su nombre.

Además hermanos cristianos, en Génesis 2:19-20, se nos muestra cómo Dios confió en el hombre para dar nombre a cada criatura viviente. Este acto de confianza resalta la importancia de nuestra relación con la creación y cómo Dios nos llama a ser administradores fieles de la misma. En virtud de estas enseñanzas bíblicas, debemos recordar que somos mayordomos de la creación de Dios, y conlleva una gran responsabilidad.

Te invitamos a leer: Abre tu corazón a El trono de Dios: El trono de la gracia

La Vida y la Sangre: Un Mensaje de Cuidado y Respeto

Por su parte, en Génesis 9:1-3, el Señor renueva su pacto con Noé y sus descendientes, destacando el cuidado divino hacia los seres humanos y los animales: "Todas las bestias de la tierra, todas las aves del cielo, todo lo que se mueve sobre la tierra, y todos los peces del mar están bajo vuestro dominio". Esto, hermanos y hermanas, nos recuerda que el cuidado de Dios se extiende a toda su creación.

Asimismo, en Génesis 9:4-6, encontramos un pasaje que enfatiza la santidad de la vida y el respeto que debemos tener hacia ella: "El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre". Claramente este pasaje nos enseña que cada vida humana es valiosa y que debemos preservarla, así como cuidar de los dones de Dios en la creación.

No se pudo mostrar la tabla.

El Cuidado de Dios por la Tierra y sus Frutos

Dios, en su infinita sabiduría, también se preocupa por el sustento de sus hijos en la Tierra. Buin vale la ocasión para citar a Proverbios 27:23-27, donde leemos: "Cuida bien de tus ovejas y cabras, y tendrás suficiente leche para tus necesidades, para las necesidades de tu familia y para el alimento de tus criadas". Estas palabras nos instan a ser buenos administradores de los recursos que Dios nos ha dado, tanto para nuestro bienestar como para el de los demás. En cambio, debemos ser responsables y diligentes con lo que nos ha sido confiado.

No se pudo mostrar la tabla.

La Creación, un Reflejo de la Gloria de Dios

Queridos hermanos y hermanas, el Salmo 104.25-30 nos revela la grandeza de Dios y su cuidado constante por toda su creación: "Todos ellos esperan en ti, para que les des su comida a su tiempo. Les das, y recogen; abres tu mano, y se sacian de bien". Evidentemente, en vez de preocuparnos por nuestra provisión, debemos confiar en Dios, quien cuida de las aves del cielo y viste los lirios del campo. Aleluya, pues somos testigos de su amor en cada detalle de su creación.

La Promesa de un Nuevo Cielo y una Nueva Tierra

No obstante, hermanos y hermanas, somos conscientes de que vivimos en un mundo herido por el pecado y la degradación ambiental. Sin embargo, Isaías 65.25 e Isaías 11.6-9 nos ofrecen la promesa de un nuevo cielo y una nueva tierra, donde el lobo y el cordero vivirán en paz y nada dañará en el monte santo del Señor.

Isaías 65:25 (RVR1960): "El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová."

Isaías 11:6 (RVR1960): "Y morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos; y un niño los pastoreará."

Reflexión

Hermanos y hermanas en Cristo, las palabras de Isaías 65:25 e Isaías 11:6 nos brindan una profunda reflexión sobre el cuidado y la restauración que Dios tiene para su creación y para nosotros, sus amados hijos. Estos versículos nos enseñan varias lecciones esenciales:

La armonía en la creación

 La visión de lobos y corderos, leones y becerros viviendo en paz y armonía es un recordatorio poderoso de que Dios anhela restaurar la armonía y la paz en todo su mundo. En un mundo donde a menudo prevalece la discordia y la violencia, estos versículos nos inspiran a trabajar por la paz. Y la reconciliación en nuestras vidas y en la sociedad.

El poder transformador de Dios

Estos versículos nos recuerdan que el poder de Dios puede transformar incluso las relaciones más improbables. Del mismo modo, Dios puede transformar nuestras vidas y darnos la capacidad de amar y perdonar a aquellos que podrían parecer "lobos" en nuestras vidas. Nos invitan a creer en la redención y la transformación que Dios puede traer a nuestras circunstancias más desafiantes.

Te invitamos a leer: Según la biblia el significado de la amistad con Dios

La restauración de la creación

Isaías nos muestra un cuadro hermoso de cómo la creación misma será restaurada en el reino de Dios. Los animales depredadores dejarán de serlo, y la violencia será reemplazada por la paz. Esto nos da esperanza de que Dios está en el proceso de restaurar todas las cosas, incluida la creación. Que ha sido dañada por la actividad humana.

La promesa de liderazgo justo

La imagen de un niño pastoreando a estos animales nos habla de un liderazgo justo y tierno. En el reino de Dios, el liderazgo se caracteriza por la justicia y el cuidado. Y esto es un llamado para que nosotros también busquemos liderar con integridad y amor en todas nuestras relaciones y responsabilidades.

En resumen, estos versículos nos enseñan que Dios tiene un plan de restauración y redención para su creación y para nuestras vidas. Nos llaman a buscar la paz y la armonía, a confiar en la transformación que Dios puede llevar a cabo y a liderar con justicia y amor.

Recordemos siempre que Dios está en control y que su propósito es restaurar todas las cosas para su gloria. En consecuencia, hermanos cristianos, debemos anhelar la restauración total que Dios tiene preparada para su creación.

El Lamento por la Destrucción del Medio Ambiente

Hoy, en nuestro mundo, vemos cómo la creación de Dios sufre debido a la explotación desmedida y la contaminación. Oseas 4.3 nos advierte sobre la degradación de la tierra, diciendo: "Por tanto, la tierra estará de luto, y todo habitante de ella desfallecerá". Como amados hijos de Dios, no podemos ser indiferentes ante esta realidad. Por otro lado, Oseas 4.1-2 nos exhorta a escuchar la Palabra de Dios y a actuar con justicia y misericordia en nuestra relación con la creación.

Oseas 4.1-2: “Oíd palabra de Jehová, hijos de Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se sucede."

Estos versículos de Oseas nos confrontan con la realidad del pecado y la falta de conocimiento de Dios en la tierra. Nos recuerdan la importancia de vivir en verdad, misericordia y justicia, y nos instan a apartarnos de las acciones pecaminosas que prevalecen en el mundo. Son una llamada a la reflexión y al arrepentimiento, buscando el camino de Dios y su voluntad en nuestras vidas.

El Mandato de Cuidar el Jardín de Dios

Por otro lado hermanos y hermanas, en Génesis 2:15, encontramos un mandato claro y divino: "Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase". Estas palabras nos recuerdan que somos llamados a cuidar el jardín de Dios, que es nuestro hogar terrenal. Como creyentes, debemos ser guardianes responsables del medio ambiente y trabajar para preservar la belleza y la diversidad de la creación divina.

El Llamado a la Restauración y la Esperanza

Queridos hermanos y hermanas, aunque enfrentamos desafíos ambientales significativos en nuestro tiempo, no perdamos la esperanza. Recordemos las palabras de Efesios 5.28, que nos insta a amar a nuestros propios cuerpos, pues son templos del Espíritu Santo. En este sentido, también debemos recordar que la tierra es un templo sagrado de Dios. Y su cuidado es parte de nuestra responsabilidad como cristianos.

En consecuencia, hermanos y hermanas, debemos actuar en armonía con la voluntad divina y buscar soluciones que promuevan la conservación de la creación de Dios. Para ello, es esencial que estemos informados sobre los problemas ambientales que enfrentamos y que busquemos maneras de reducir nuestra huella ecológica. No podemos ser indiferentes ante la degradación ambiental que vemos a nuestro alrededor, ya que es nuestra responsabilidad como mayordomos de la creación de Dios.

En comparación con el versículo de Efesios, donde se nos llama a amar y cuidar nuestros cuerpos, también debemos amar y cuidar la Tierra como una expresión de nuestro amor a Dios. Nuestro Señor nos ha confiado esta hermosa creación, y debemos cuidarla para las generaciones futuras. Esto no solo es un acto de obediencia a Dios, sino también un testimonio de nuestro compromiso con la justicia y la misericordia.

Reflexión

Cristo vive en nosotros, y su amor debe manifestarse no solo en nuestras relaciones con los demás, sino también en nuestra relación con la creación. Debemos ser conscientes de cómo nuestras acciones afectan al medio ambiente y tomar medidas para reducir cualquier daño que podamos estar causando. Esto incluye la reducción de residuos, la conservación de energía y agua, y el apoyo a iniciativas de sostenibilidad.

Así pues, hermanos en Cristo, no debemos ser cómplices de la degradación ambiental que está ocurriendo en nuestro mundo. En cambio, debemos ser activistas del amor de Dios por su creación. Podemos participar en esfuerzos comunitarios para limpiar y restaurar áreas dañadas. Así como apoyar organizaciones que trabajan para proteger el medio ambiente.

Aleluya, porque el amor de Dios nos capacita para ser buenos siervos y buenos hijos de su creación. Recordemos que, al final de los tiempos, Dios restaurará toda la creación, como se nos promete en Apocalipsis 21:5: "Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas". En cierto modo, esta promesa nos da esperanza de que, a pesar de los desafíos que enfrentamos, el propósito de Dios se cumplirá. Y la creación será restaurada a su estado original de belleza y armonía.

Reflexión general sobre como cuida dios la creación y a nosotros

Hermanos y hermanas para finalizar esta enseñanza bíblica, también podemos encontrar inspiración en la parábola del buen samaritano, que Jesús nos contó en Lucas 10:25-37. En esta parábola, Jesús nos enseña la importancia de mostrar misericordia y cuidado hacia los demás, incluso aquellos que son diferentes a nosotros. Del mismo modo, debemos mostrar misericordia hacia la creación de Dios y cuidarla con amor y compasión.

En conclusión, hermanos y hermanas, el cuidado de la creación es un mandato divino que nos llama a ser buenos mayordomos de la Tierra que Dios nos ha dado. Debemos amar y cuidar la creación como una expresión de nuestro amor a Dios y de nuestro compromiso con la justicia y la misericordia.

Como creyentes, tenemos la responsabilidad de actuar en armonía con la voluntad divina y buscar soluciones que promuevan la conservación de la creación. Que este mensaje nos motive a ser agentes de cambio en un mundo que necesita desesperadamente el cuidado de Dios. Para la gloria de Dios, amén.

Te invitamos a leer: Jesucristo es el camino a la verdad y la vida

¿Te ha gustado este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Gracias por haber llegado hasta aquí! Si deseas conocer otros artículos parecidos a "Como cuida dios la creación y a nosotros", puedes visitar la categoría de "Estudios bíblicos".

Eudes - Dios Padre Nuestro

Estudiante universitario y Redactor en Dios Padre Nuestro, creyente y entusiasta del cristianismo evangélico ✝️

Artículos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir